Logo de Ortodoncia Brais Andújar Villar en A Coruña

Doctor, el niño respira siempre con la boca abierta,
¿es normal?

¡ No, no es normal !

Si tu hijo respira siempre por la boca padece “el síndrome de respiración bucal”, un problema que debemos solucionar cuanto antes.

Y digo cuanto antes, porque el rendimiento escolar y psicosocial de tu hijo van a mejorar de forma espectacular cuando deje de respirar por la boca y vuelva a respirar por la nariz con normalidad.

Además si no se corrige antes de los 12 años, (cuando los huesos de la cara están aun en desarrollo), habrá que recurrir a complejas intervenciones de cirugía maxilofacial en el futuro.

Sólo pretendo, que como padres, comprendais la importancia de conocer el síndrome de respiración bucal del niño y que si lo sospechais en vuestro hijo sepais los pasos que teneis que dar.




¿Cómo sé si mi hijo padece respiración bucal?

Un niño que padece respiración bucal presenta unos signos y síntomas muy fáciles de detectar por sus padres:

• Duerme con la boca abierta

• Ronca durante el sueño

• Está con la boca entreabierta permanentemente

• Tiene un tono de voz nasal



Creo que mi hijo tiene respiración bucal, ¿Qué debo hacer?.

Lo primero es consultar con el pediatra, él confirmará el diagnóstico y te guiará durante todo el proceso.

El tratamiento del síndrome de respiración bucal es multidisciplinar, es decir, requiere la intervención de varios especialistas:

1. El pediatra coordina a los demás profesionales. Según el caso, puede ser necesaria la intervención de uno, dos o incluso más especialistas.

2. El otorrinolaringólogo diagnostica y trata las causas más frecuentes de obstrucción nasal.

3. El alergólogo trata la obstrucción nasal de origen alérgico.

4. El ortodoncista corrige las alteraciones del desarrollo de los huesos de la cara y de los dientes que se producen como consecuencia de la respiración bucal permanente.



¿Cuáles son las principales causas de la respiración bucal en el niño?

La respiración bucal en el niño es una entidad muy compleja, donde causas y consecuencias se solapan y sobre la que aun existen importantes lagunas en su conocimiento. Intenteré explicarlo de forma sencilla para que os queden las ideas claras.

Las causas más frecuentes de obstrucción crónica al paso del aire por la nariz que obligan al niño a respirar por la boca son:

1. Hipertrofia de adenoides

2. Rinitis alergica

Con frecuencia ambos problemas van unidos, sumándose además los catarros propios de estas edades. En resumen, el niño está siempre respirando con la boca abierta porque no puede respirar por su nariz.



1. La obstrucción nasal por hipertrofia de adenoides se soluciona facilmente mediante adenoidectomía; una sencilla intervención quirúrgica que realiza el otorrinolaringólogo.


2. La congestión nasal por rinitis alérgica mejora con medicación, inmunoterapia y ambiente hipoalérgénico. Pero lo cierto es que en muchos casos, el niño sigue padeciendo cierto grado de obstrucción nasal a pesar del tratamieto.



A veces las cosas se complican, las fosas nasales se atrofian ( hipoplasia del maxilar superior)

El hueso que forma las fosas nasales es el maxilar superior.

El maxilar superior experimenta un fuerte desarrollo en la etapa de crecimiento del niño comprendida entre los 6 y los 12 años.

Por complejos mecanismos, si el niño no respira por la nariz durante esta etapa de crecimiento, sus fosas nasales no se desarrollan correctamente. Esto genera aun más obstrucción nasal de la que ya había, creandose un círculo vicioso que requiere la intervención del ortodoncista.





¿Cúal es el papel del ortodoncista en el tratamiento de la respiración bucal del niño?

Hasta los 12 años de edad el hueso que forma las fosas nasales del niño (maxilar superior), está dividido en dos mitades separadas por un cartílago, por lo tanto aun es maleable y podemos estimular su desarrollo mediante ortopedia dentofacial.


Un aparato llamado disyuntor o expansor palatino es capaz de estimular el desarrollo armónico del maxilar superior ensanchando las fosas nasales y permitiendo el paso del aire por su vía normal, la nariz.

El expansor se coloca en el paladar durante 7 o 12 meses, luego se retira definitivamente, quedando el maxilar superior del niño y sus fosas nasales con el desarrollo correcto para toda la vida.



Observa la secuencia del ensanchamiento del hueso maxilar superior al inicio, a los 8 meses y a los 12 meses de tratamiento con disyuntor del maxilar superior.

Lo maravilloso, es que al ensancharse el maxilar superior, también se ensanchan las fosas nasales (pues las fosas nasales forman parte de este hueso) y el niño recupera en pocos meses la capacidad para respirar por la nariz





Quizás lo aprecies mejor en la siguiente imagen comparativa del paladar del niño antes y después del tratamiento (12 meses).

Como ya sabes, el paladar es la base del maxilar superior y por tanto es la base de las fosas nasales, si el paladar es estrecho, las fosas nasales también son estrechas y si el paladar es ancho, las fosas nasales también serán anchas y permitirán el paso del aire con normalidad.





La expresión facial de Daniel antes y después del tratamiento con ortodoncia lo dice todo.

¿No es espectacular?

¿Comprendes ahora la importancia de identificar y tratar correctamente este problema de respiración bucal en el niño?





Quiero agradecer a Daniel y a sus padres su inestimable colaboración, sin ella no hubiese sido posible este artículo que puede ayudar a otros padres y a otros niños.

¡Muchas gracias Daniel!





Quizás te interese:

Apiñamiento dental en niños.

Caso de una niña con apiñamiento dental.